Idoia Montón, antagonista, sitúa sus trabajos en una zona nada normativa, porosa y repleta de entradas y salidas para la autobiografía y la polifonía del común.

idoia montón